24 feb. 2012

-

Que no me queda nada, constato. Los pies por las escaleras flamencas, grises, cuesta arriba.
Nada en esta caja de Pandora, ni en este corazón todo salmuera. Sirvo en modo autómata las funciones básicas. Trabajo, cocina y lavadoras. En el último resquicio intento. Y nada. Nada hay que mitigue la ausencia de tus ojos. Todo, todo es gris.

Yo. Yo. Yo - dicen. Yo. Yo. Yo - todo. Y una vida que se va por la ventana con el inexpugnable tic tac del rejoj. Sentado en el sillón. Reducida a un lamento. Yo. Yo. Yo - casi como un teléfono.

Ni siquiera me ves mientras me deslavo contra las paredes.

10 feb. 2012

Solo

Sólo puedo cantar este solo. Añadir una orquesta sería comprometer la disonancia de mí a mí. Las puntadas que descosen este infinito paralelo que se debate en dos seres distintos.  Contemporizar. Sólo puedo cantar este solo.