29 dic. 2012

Preguntas


¿Y si no me lees?
¿Y si todo es fútil?
¿Y si escribo en vano?

Ahora, ya no sabes.
Me he puesto tantos cerrojos
para dejarte libre, que eres libre.

¿Entenderás acaso que hoy te quiero?
¿Que ayer te quiero?
¿Que también mañana?

Si no te digo amor.
Si no te escribo un beso.
Cuando pregunto únicamente por tu madre
o digo, que ha llegado finalmente el invierno.

¿Entenderás acaso que te espero?

20 dic. 2012

Van Gogh

Sospecho que no sabré de ti
ni de Cohen en un tiempo.

A él le he proscrito - ya ves -
y evito entrar en el Chelsea
aun cuando escucho a Janis.

Por consecuencia, y a menos
que no busque un hara-kiri,
he desterrado a Buckley.

El efecto dominó es imprevisible.
Quizás debería de seguir a Van Gogh,
y de una vez arrancarme las orejas.

16 dic. 2012

Escalenoedro

Invertido y roto,
nuestro escalenoedro fue
como un giro a destiempo
en el fulgor de la fiesta.

1 dic. 2012

Tornado


No sé en dónde anda tu corazón mexicano,
los vinilos dan vueltas sin llegar a otra parte.
Arráncame las vías de esta noche triste,
diría si aún pudiera, así de pronto, encontrarte.

Las razones vencidas son desnudos sarmientos,
de un otoño que avanza lentamente al desguace.
Sólo quedan del fruto el fantasma y el eco,
entre cuatro paredes, rehusando olvidarte.

Descerrájame ahora, amor, alto y claro,
pero acaba el silencio que en desierto se erige.
Arráncame las vías de este rumbo aciago.

Mi recuerdo se mece en tu nana huichola.
En un duelo constante por los días felices,
este golpe de viento, se ha vuelto tornado.

29 nov. 2012

Desmantelaron la estación

4.30, cae la noche.
El Mosa ha sido gris, han arrancado las vías.

Nunca estuviste en Navidad,
no subiste a la noria,
pero este frío me recuerda otro frío.

Nos han quitado el paisaje
de esa fotografía.

Presente está la niebla
pero nunca tomamos ni imagen,
ni tren con destino
en la estación desierta.

Tan cerca entonces como lejos ahora.

Han arrancado las vías
y han cosido esta noche como
sombra en la tarde.

48 en modo funicular,
esperando la nieve,
transitando como un desconocido.

¿Es posible regresar todavía?

3 oct. 2012

Lazada imprevista

Volar cruzando el mediodía.
Alcohol en el último adiós,
de un trago el océano.

Borrar el mañana,
telefónico o náufrago;
arriar las heridas.

Esta rueca desteje.
Esta rueda gira
y Aracne ríe.

Es un trazo imposible,
pirueta y bufón,
de lazada imprevista.


Give me love - Ed Sheeran

24 sept. 2012

Luces.

No sigas mis luces traseras,
no soy una luciérnaga
y afuera hace frío.

Europa,
de nieve y noche.

No sigas mis luces,
soy sólo intermitencia
y nunca faro.

No un puerto, no un río,
no promesa.

Las manos, vacías,
la boca, desierta
sin beso o camino.

No sigas mis luces,
mi voz, mis ideas.

Que embarcan de razones
esta empresa
que mis sueños destruyen con atino,
cada noche.

Cada noche.
Qué sabrán de todas
mis tormentas.

No sigas mis luces;
son relámpagos que juegan
a perder y ganan
en Cicely.

Neones, ferias,
peluches.
Cada noche.

No sigas mis luces,
fugaces como estrellas.
Las Perseidas
no entienden de tu abrazo.

Agostadas, sólo son vacío,
y yo, tan sólo un trazo
de recta paralela.

Mumford & Sons - After the storm

21 sept. 2012

Si miro atrás.

Si miro atrás, caigo. No puedo escribir que te echo de menos. Si miro atrás, me detengo. Y he trazado este esquema de seguir adelante - dos por dos es cuatro. Cueste lo que cueste. Indiferente ante el precio, la lluvia, o el desastre. Este pequeño mundo que habito en mitad de Lieja.

Cuando el silencio se instala, la línea es clara y el equilibrio perfecto. Afuera del ruido, todo es más simple. Y vuelven a mi las rectas paralelas, inaccesibles. Recuerdo. No se puede repetir un río. Reducción al absurdo por condena. Eres como uno de tus fantasmas en la noche.

Cueste lo que cueste. Implacable ante el precio. Aunque sea yo. A veces me dan ganas de tirarlo todo por la borda. Y quiero gritarle al mundo que te echo de menos. Pero la añoranza se ha convertido en mi último tabú.

Hear the noise that moves so soft and slow - James Vincent.

11 sept. 2012

Llamada de prueba de Skype

Llámame para probar tu sonido;
el silicio habla y la noche escuece.
Nunca antes Skype me había dicho tantas cosas.


Cómo arañarse esta ausencia;
estropajo y carne viva en la mañana.
Te pido: Deja de comprar pasaje para un sueño.

Alegaré alevosía. Por cada vez
que te añore / arañe / encuentre, transitando
las lluvias, impermeable azul e inconsistente
- llámame para probar tu sonido.

30 ago. 2012

Volarme la cabeza

Porque no sé dejarte ir.
Ni quedarme.
Ni hacer otra cosa
que someterme a centrífuga.

Maldita la razón, mil veces maldita.
Ojalá alguien me volara la cabeza
para poder seguir el corazón.

25 ago. 2012

Globo aerostático modelo reloj blando de Dalí.

Irse deshaciendo contra el suelo.
No ganar la superficie con los pies,
un globo aerostático hecho reloj de Dalí.

Ese verano que recuerdo,
en otra parte, en otra persona.
Un sitio que no existe y desfila plano
en celuloide bajo mi retina.

Quiero ser una mejor versión de mi
aunque sólo sea cerrando el último acto,
y quién sabe, tal vez me gane una sonrisa.

Seguiré intentándolo,
como año tras año las Perseidas.

Línea recta

Transversal. Atravesada. Indigesta.
La recta que regresa mis puntos suspensivos.
Es lo que tiene la continuidad, que no sé a dónde voy.
No sé a dónde dirijo esta correlación perfecta.

23 ago. 2012

bloqueo

Vivo un stop permanente. Una pausa con botón de rewind.
Este estático movimiento de tristeza, incesante y furtivo - casi periférico.
Soledad de lluvia. De noche que acecha el final de un verano.
No llegan las horas. No pasan, se resisten y arañan el tic tac del reloj.
Esta falta de gravedad, este aire de tormenta, este no saber llegar más alto
que a los techos de Lieja.
Y aún así ahogarse.

He de desembocar todas las presas.

25 jul. 2012

No basta


Cerrar los ojos,
y océanos,
las cáscaras de nuez
y las luciérnagas.

Desplegar los mapas y estadísticas
que trazan las tendencias de esta ausencia
en llamas.

Esta deshojada primavera, absurdamente
otoñal para un verano, aterriza
abrojo y duermevela
y se escurre lentamente entre las manos.

No basta, no basta que me quieras.

22 jul. 2012

cercenar un amor

Cercenar un amor en verano
es como levantar un hacha de guerra;
una poda a destiempo.

Marchito y apagado torna incendio,
en su último brillo de estrella.


Casa

Mi amor,
mi casa,
mis palabras.

Mis sabores,
mi cocina,
mi consuelo.

Mis olvidos,
mis reproches,
mis abrazos.

Mis errores,
mis errores,
mis errores.

30 jun. 2012

Preguntas

hojas de otoño
responden mis preguntas;
ecos de ausencia.

21 jun. 2012

Pendiente negativa

Esta pendiente negativa, no encuentra máximos, ni mínimos. No respeta altos, ni semáforos en rojo. No cede el paso ni anuncia curvas. No cambia el rumbo, no pisa el freno. Es una carretera que no conoce fronteras y desciende cada vez, más lejos de ti.

Esta pendiente negativa va arrasando nuestra economía y souvenirs. Como un torbellino que desbarata todas las sonrisas. Donde el rugir del viento no deja que nos contemos secretos al oído. Tanto ruido haciendo un gran silencio. Oyendo sólo mi retorno, cada vez más lejos de ti.

Esta pendiente negativa no practica estrategias. Tan sólo reglas de tres donde tú eres a algo que no es proporcional a mi. Tengo el corazón caliente, la razón fría. Y no sé hacerlo de otra manera. Maldito este método científico, esta lluvia, esta distancia. Maldito este peso que ya no llevo encima y que me aleja, por esta pendiente negativa, cada vez más lejos de ti.




 

18 jun. 2012

En el mismo engranaje

Este dolor, este dolor no es nada. Es como una batalla que no gana una guerra. El resto es un silencio abrasador. Un silencio de ecos que deambulan fantasmagóricamente entre los muebles. Aquí una caricia, allá un desplante. Soledad de hora punta.

Esto es un ring de cuatro paredes. Boxeo absurdo contra una sombra. Me dejo K.O., me levanto, lo intento. Y sigo atrapada en este mismo engranaje.





4 jun. 2012

Boicot.

Desbrozar la lluvia, alinear las esquinas. Este verano de no más de 15 grados. Y esta carnicería contenida, en cajas apiladas, en armarios. Dime de qué manera llevo las medallas, y te diré dónde me escondo de la vida. Esta soledad descontrolada, se me propaga como el cáncer de te extraño. Y me lavo la boca. Cierro los puños, levanto los ojos. Cuando preguntan, callo.

Soy de alguna clase de valiente que tiembla sin un campo de batalla. Al tiempo el aliado y enemigo, a siete horas de duda en mar que encalla. Disparo. Disparo. Disparo. Y soy blanco imparable escarbando la herida. Suicido el resultado sin testarlo.

En ninguno de los casos saldré indemne.

1 jun. 2012

Hallelujah

No quiero encender las estrellas.
Ni saber de Sabines, Sicilia o Villoro.
No quiero pensar en el gigante que camina
sobre los techos de Lieja.

No quiero desdecir tu peyotl,
ni perder al scrabble, ni escuchar a Cohen.
No quiero rebatir tus argumentos,
ni interrumpir tus teorías.

No quiero olvidarme de tus cuentos,
cocinarte guisantes, ni dormir tus películas.
No quiero hacerme pedazos,
u objetar los encuadres de tu fotografía.

Pero. Sin embargo.

Hallelujah.

Por cada estrella de Madrid


Aquella vez dijiste:

"Un beso por cada estrella en el cielo de Madrid"
- N, desde Holanda.

(Perdona que te cite).

______________________________________

Nunca te dije que
en Madrid no hay estrellas,
ni besos,
ni clavículas.

Que recorro el vacío
de surtidores noctámbulos,
las manos contra el cristal
sobre esta ruta insomne,
observando la inmutabilidad
del ritmo frenético.

Nunca te dije que
en Madrid no hay estrellas,
tan sólo porcentajes y estadísticas.

Que me huyo
hacia adelante a cada paso,
en el crescendo automobilístico
del ruido.

Y no sé a dónde voy.

En este elenco de
bares, cláxones y ofertas.
Entre entre guirnaldas eléctricas
y piercings de extrarradio.

Nunca te dije que
en Madrid no hay estrellas,
y no sé a dónde voy.

Y los grafitis de barrio,
patéticas poesías,
son ecos de los pasos
que nadie lamenta.

Nunca te dije que
en Madrid no hay estrellas,
ni besos,
ni clavículas.

En esta soledad tan prieta,
de escasos rascacielos.

14 may. 2012

Anacronismo


Ayer comenzó el futuro.
Nadie lo supo.
Ni el piloto que volaba hacia Atlanta,
ni los campos verdes, frescos y mullidos.
No dieron la noticia en la radio,
y sólo hubo un eco en las redes sociales.
Ayer el engranaje salió por la tangente.
Movieron ficha negras 
de E4 hacia el Atlántico.
No hubo gritos; sí hubo resignados.
Y nadie clamó al cielo o los políticos.
Despedidas las fuerzas centrípetas,
se desmanteló el sistema binario.
Uno y uno = error.
No computan.
Sin embargo, debiera de haberlo sabido:
los olores no son como las sombras,
y el pasado ama las esquinas.
Apenas estrenado el futuro,
cerrando la puerta de casa,
el vinilo de Cohen me dijo,
mirándome fijamente a los ojos, 
que seguías ahí.

10 may. 2012

Ella o yo.

La silueta se materializó caminando sobre la nada en el espejo. Tan deprisa que no alcancé a ver mis ojos ni a saber de qué lado me encontraba. Tijeras. Ella o yo. Ella y yo. Alternativamente aquí o en el reflejo. Alguna de las dos se apuñaló los hombros. Tijeras de coser ligeramente abiertas. Ella o yo. Ella y yo. Una de las dos se desvaneció - la otra acecha.

20 abr. 2012

Sólo conmigo

No sé leer este mapa. Voy en overload derecha a una pantalla azul de reinicio. Este entramado de redes, esta maraña, me tiene a su merced en mi cabeza y no hay re-set posible. Comprendo la lógica sin disciplinar las lágrimas.

Se ha decidido. Te vas. Y no me encuentro la pausa, el botón de mise en veille. Por un segundo de ruido blanco. No encontrarme el pulso. No apretar las mandíbulas. Frenar la anarquía del impulso. Dejar de ser espectador, actor e intruso. Por un segundo de ruido blanco y sin memoria.

No sé leer este mapa. Voy en overload derecha a una pantalla azul de reinicio. O de punto y aparte. Comprendo las razones, razono el contenido, pero no basta. Y es esta soledad que se extiende, este vacío grande, valdío. Se me rebela una amplitud interoceánica carente de sentido.

Y sé que he de inventar la vida, amor, sólo conmigo.

6 mar. 2012

N se va

N se va. Paréntesis. (   )
Se trata de una ecuación matemática. Lógica.
N se va.

Queda esta burbuja, paréntesis (   ), toma número 2.
Se suspende la gravedad. Roma
dice amor al revés.

N dice amor, todavía.
Pero Roma no es México.
Y este balón de aire (   )

se agota
se oxida
se consume
o todas las anteriores.

Ya no hay puntos suspensivos.
La imagen desenfocada ahora concreta que a + b = (N se va).
N se va. Paréntesis. (   )

La implosión comienza.

24 feb. 2012

-

Que no me queda nada, constato. Los pies por las escaleras flamencas, grises, cuesta arriba.
Nada en esta caja de Pandora, ni en este corazón todo salmuera. Sirvo en modo autómata las funciones básicas. Trabajo, cocina y lavadoras. En el último resquicio intento. Y nada. Nada hay que mitigue la ausencia de tus ojos. Todo, todo es gris.

Yo. Yo. Yo - dicen. Yo. Yo. Yo - todo. Y una vida que se va por la ventana con el inexpugnable tic tac del rejoj. Sentado en el sillón. Reducida a un lamento. Yo. Yo. Yo - casi como un teléfono.

Ni siquiera me ves mientras me deslavo contra las paredes.

10 feb. 2012

Solo

Sólo puedo cantar este solo. Añadir una orquesta sería comprometer la disonancia de mí a mí. Las puntadas que descosen este infinito paralelo que se debate en dos seres distintos.  Contemporizar. Sólo puedo cantar este solo.

26 ene. 2012

Realidad

La realidad es que no puedo darte lo que me pides.
No sé hacer papiroflexia de esta hoja en blanco.
Y corta como el arco de un violín contra las cuerdas.
Indigerible, imposible crónica de esparto.

La realidad es un nudo.
Un descuartizamiento por caballos.
No me pidas que apueste a las carreras.
No puedo.
Hoy sólo respiro de éste mundo
éste compás de espera.

17 ene. 2012

Ateo

Para ser leído con November de Max Richter.

Creo que soy un honesto ser humano, punto. Creo que soy un íntegro ser humano, punto.
Y creo, que me estoy volviendo ateo. A cada minuto, punto. A cada segundo, punto. En cada desencuentro. Por cada noticia que leo, por cada por cada aliento que no percibo, por cada hachazo invisible que cercena un trozo de mi vida, punto. Porque tengo treinta años. Treinta años y raices con alas en los pies ligeros.

Me voy a excomulgar de la integridad y la lógica. Y ya que estamos, me voy a extirpar el amor, punto. Me voy a extirpar el amor, entre otras cosas. Porque tienes treinta años, punto. Treinta años, sin permiso de quedarte si no computo mi entrada en la estadística. O si alguien. Si alguien deja de dar tijeretazos a los hilos que nos mueven como absurdas marionetas.

Quiero que alguien haga un documental sobre mis treinta, punto. Sobre tus treinta. Sobre un gobierno que nos va a abrir una úlcera, punto, de tanto tropezar con la misma piedra. Sobre un sueldo que llega con meses de retraso mientras reparten ipads y iphones entre aplausos. Sobre cómo demolir la ciencia apilando ladrillos. Quiero que alguien mire, punto. Que alguien mire en sus casas. En sus bolsillos. En sus adentros y rescate a su honesto ser humano. Y lo vomite.

Me estoy volviendo ateo.
Ateo, punto.

10 ene. 2012

Lamento

La carretera. Las bolas curvas. Puñales en la espalda. Y de pronto dices: no sirve. No - sirve - para - nada. Adiós al aire. Vómito. Vacío. Puñetazo. Vómito. Treinta. Uno tras otro. Y no hay esquemas porque nada sigue.

Y el tiempo. Que no se detiene. Mañana no has tenido ni el viento. No sirve. Rebobina. Que tiren otro carrete - esta vez quiero salir del margen.

Sin saber que estás viendo media fotografía.