22 sept. 2010

Direcciones

Tomé la puerta que decía amor - Lo opuesto no era el odio, sino el vacío. La salida apareció marcada como ausencia. Lo que nunca supe es que llevaba a un laberinto. Y que la sóla manera de escapar involucraba un sistema de esclusas. Hube de llorar entonces de un continente a otro, transvasándome una y otra vez. Diálisis. A punto de encontrar la línea recta, me dí cuenta de que prefería el esquema torcido. Donde estabas tú.

20 sept. 2010

Qué me queda

Yo no sé qué me queda
en este otoño.
Un viaje donde no estás tú,
un nuevo primer día de escuela.

Un ir goteando y las paredes,
frías.

El sonido translúcido
del agua en los vasos y

unas pocas piedras traídas de la playa.

Yo no sé qué me queda
en este otoño,
que no sea el negativo
de tu ausencia.

El mar más caliente
de la playa que añoras.

Parece que todo pasa por ti.

Ni el llevarme ni el traerme
de este lado al otro,
riendo casualmente en
modo autómata.

Ni el mapa huído
de mi geografía indómita en

un último girón que aferro, como
si me fuera la vida.

9 sept. 2010

Ni las amapolas...


Ni las amapolas,
ni las piedras.

Traigo el corazón
contra el rastrojo.

Que no eres,
descubro,
en mi despojo.

Y aún así,
despierto el todavía.

Ni las amapolas,
ni las piedras.

Pero prende la
noche y el arrojo.

Y no siendo,
te busco subjuntivo,
aunque haya de
perderme, poco a poco.

Ni las amapolas,
ni las piedras.

Hoy

Hoy
no quiere ser después,
no quiere
salvarse los cimientos,
no sabe
arrancarte del cuento,
No quiere
esquivar el traspiés.

Hoy
no olvida que no olvida,
no intenta
restañar la herida,
no aprende
a mirar de través.

Hoy
ni sigue ni empieza,
ni pasa, ni envida.